El cuervo y el péndulo

(1) En mi primer artículo para El Periscopi, quise empezar comparando la Acción y reacción en la física y en la política. Hoy, casi un año después, he querido retomar esta idea, ahora que se acercan elecciones al Parlamento Europeo, y que en poco más de un año se celebran las autonómicas.

El turnismo efectivo entre conservadores y progresistas en Balears podría representarse con un péndulo de Newton, pero que sigue una tendencia contraria a las normas de la física, pues en lugar de ralentizarse, la energía de los choques hacen que su movimiento se acelere.

(2) Llevamos meses leyendo cómo la política bauzárica iba dinamitando el Estado Social y de Bienestar en las Illes Balears, cómo las luchas intrapartidistas se han avivado y cómo una gran parte de la (apática) sociedad civil, se movilizaba contra una política, contra un liderazgo. La fuerza del rebote en el péndulo sigue creciendo.

Bauzá e Isern. Bauzá y Cañellas. Bauzá y la Part Forana. El personalismo que tanta energía aplicó al péndulo en 2011, se vuelve contra su impulsor, que ha pasado de “mirlo blanco” -cito al periodista Matías Vallés-, a cuervo negro, como en el cuento de Edgar Allan Poe. Sólo que las bolas del péndulo, que resuenan con un fuerte tic-tac y transmiten la energía de un extremo a otro, somos los ciudadanos.

(3) Hasta principios de abril, las elecciones europeas constituían una posible huida para el Presidente, que finalmente tampoco ha recibido la gracia de su partido para abandonar el Govern. Ceteris paribus, y como él mismo afirmó, será el candidato a la reelección como Presidente del Govern balear. ¿Imaginan una segunda parte de esta primera legislatura? Él tampoco.

En la comunicación política, el contraste y la diferenciación son esenciales. Miren, por ejemplo, cómo se afanan desde el PSIB-PSOE en vender el proceso de primarias, en contraposición con el PP, pese a que han seguido el modelo “digital” (a dedo) para diseñar la lista a las elecciones europeas. Sin embargo, la diferenciación no solo es importante a nivel interpartidista, sino también intrapartidista. Aquellos de Ustedes que conozcan la política balear recordarán cuando Bauzá vendía las bondades de su purga interna.

(4) Piensen ahora en qué ocurriría si dentro del Partido Popular apareciera un aspirante a líder, opuesto a Bauzá. Una persona dispuesta a purgar aquellos comportamientos populistas y antidemocráticos. Una persona que conociera la idiosincrasia balear, y que no la menospreciara. Y no solo eso, sino que además, cuente con el apoyo del núcleo duro, cañellista o no, del partido. Si hemos dicho que Bauzá es hoy un cuervo negro, y que el contraste es esencial en política, ya podemos pensar que la alternativa pasa por presentar otro mirlo blanco, un Bauzá para Bauzá.

Llegados hasta aquí, les pregunto: ¿No creen que es frustrante pensar que la caída del régimen bauzarista se debe a una implosión interna, y no al trabajo conjunto de la oposición?

Péndulo Newton

(5) Como en la física, en la política no se pueden confirmar las hipótesis hasta que no se lleva a la práctica. Sin embargo, la principal diferencia es que en política no podemos experimentar con carácter previo, no se puede trabajar en un laboratorio. Mientras tanto, la fuerza con la que choca el péndulo es cada día mayor, y su tic-tac suena más fuerte que el tic-tac de aquellos que esperan impacientes para ir a votar.

Veremos qué tic-tac acaba antes. ¿Recuerdan cómo terminaba el cuento de Poe?

_

Este artículo fue publicado originalmente en catalán, el 14 de abril de 2014, en El Periscopi, de la Fundació GADESO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *