Estrategias, plazos y gobiernos multinivel

El mapa electoral español ha cambiado, y también el balear. La entrada de nuevas fuerzas en el panorama partidista no es anecdótica, ni coyuntural, sino que nos encontramos ante un cambio del esquema representativo, que va del nivel estatal al municipal. Subestimar esta nueva realidad, o tratar de negarla, no implica que ésta no exista, y en ocasiones, como ocurre con cada declaración del actual portavoz del Partido Popular en el Congreso, aviva aún más su fuerza.

El 24M ha dado lugar a numerosos análisis pre y postelectorales, bailes de cifras, gráficos con cruces de variables, y yoyalodijes diversos. El escenario ex post se encuentra muy abierto en todos los niveles, especialmente si tenemos en cuenta la política multinivel, los equilibrios de poder interpartidistas y muy especialmente los intrapartidistas, y las proyecciones a 6 meses-4 años. Es terreno abonado para cualquier politólogo con interés, sobre todo ante la falta de publicaciones sobre política balear en la academia.

Escenarios abiertos y Twitter

Aunque haya quien lo olvida o lo ignora, Twitter es conversación. Y tras el 24M se ha abierto la puerta a numerosas apuestas, cábalas y demás castillos en el aire sobre el próximo Govern Balear. Los partidos políticos, por su parte, también han mediatizado sus posiciones de partida, a través de declaraciones a prensa, comunicados oficiales, e incluso selfies mediáticamente muy potentes, no solo porque la imagen tiene dos puntos de vista (el de MÉS y el de Podem), sino porque son dos de los tres actores que tienen la llave del gobierno en su mano. Ahí van las dos fotografías:

Selfie Jarabo Barceló MÉS Podem

Una de las conversaciones más interesantes -por politológica- que he mantenido en los últimos días, fue con Jaume Ribas, futuro periodista y politólogo de Sa Pobla, y que después tomó forma en su interesante artículo Joc de presidències: els acords progressistes a Balears (en catalán), donde plantea 4 escenarios posibles y 3 alternativas no contempladas.

Por mi parte, el mismo 25 de mayo, ya aposté por la primera de esas posibilidades, antes de que Pablo Iglesias declarase que Podemos no entrará en ningún gobierno liderado por el PSOE:

Hoy intentaré justificar el por qué de esta apuesta, con argumentos apoyados en datos y matrices que, como apunto en el tuit anterior, están planteadas por el Profesor Josep Maria Reniu, experto en coaliciones partidistas.

Costes, beneficios y teoría de juegos

Si los tiempos en política son importantes, en la configuración de un pacto postelectoral tras el 24 de mayo cada segundo cuenta. Y cada nivel, sea el autonómico, el insular o el municipal. Pero lo esencial para el cálculo de peso relativo en las cámaras es el número de diputados en que se traduce el número de votos.

Tomando los resultados electorales de las elecciones autonómicas, vemos que el PP es el más votado, con 121.981 votos y 20 escaños; el PSIB-PSOE obtiene 81.073 y es segunda fuerza parlamentaria, con 14+1 escaños (suman el de Gent per Formentera); la suma de MÉS per Mallorca y MÉS per Menorca (1) es de 65.637 y 9 escaños; y Podemos obtiene 62.868 votos y 10 escaños. Es decir, que Podemos, con menos votos, obtiene más escaños que MÉS. Es más que probable que la reforma de la ley electoral sea uno de los temas candentes de esta legislatura.

Pero vayamos a la conformación de gobierno. Tras unas elecciones, y como recoge Reniu al citar a Herman y Pope (2), cabrían 7 posibles formas de gobierno:

1. Gobierno minoritario

1.1. Unipartidista con apoyo externo.

1.2. Unipartidista sin apoyo externo.

1.3. De coalición con apoyo externo.

1.4. De coalición sin apoyo externo.

2. Gobierno mayoritario

2.1. Unipartidista de vencedor mínimo.

2.2. De coalición de vencedor mínimo.

2.3. De coalición sobredimensionado.

Siguiendo con el profesor Reniu, en un interesante paper junto al profesor Bergman (3), plantean el cálculo de utilidades de éste con algunas modificaciones, donde desaparecen las valoraciones nominales de 1, 2, y 3, pasando a ser valores absolutos:Utilidades coaliciones Bergman Reniu

Pues bien, tal y como desarrolla el profesor Reniu (2002: 192 y ss), podrían calcularse unas matrices de utilidades esperadas para cada partido en liza para conformar una coalición o prestar su apoyo, esto es, para PSIB-PSOE, MÉS y Podemos. Dada la convergencia de numerosas variables multinivel, y para no extender este post más allá de lo necesario, recogeré la suma que ha obtenido mejores utilidades para las tres formaciones políticas, con una breve explicación. A partir de aquí, entiendan “Gobierno minoritario” como la suma de PSIB-PSOE y MÉS, con apoyo de Podem.

Matriz PSIB MÉS coaliciones

Matriz de utilidades para PSIB-PSOE (rojo) y MÉS (verde)

Para PSIB-PSOE y MÉS, serían factores intrínsecos la Presidencia del Govern, las Conselleries y la aplicación de políticas en el Parlament, mientras que los votos y la cohesión interna serían factores instrumentales. En el caso de Podem, la cohesión interna y las políticas en el Parlament serían factores intrínsecos -a tenor de sus declaraciones públicas a nivel balear y español-, y los instrumentales serían los votos, la obtención de la Presidencia y la obtención de Conselleries. La alteración de este orden no modificaría la suma final, y pueden ser objeto de matización o crítica.

Como vemos en la gráfica superior, PSOE y MÉS se marcan como objetivos la Presidencia, Conselleries y aplicación de políticas en el Parlament. El esquema electoral y el acuerdo de MÉS con Podem harían que un gobierno minoritario para el PSIB fuese más negativo a nivel de politics, que para MÉS. De ahí que un gobierno minoritario sería “menos malo” en términos de cohesión interna para el PSIB, e igualmente bueno para MÉS.

Podem coaliciones Balears

Matriz de utilidades para Podem

Visto el centralismo de Podemos a nivel estatal, entrar en un gobierno de coalición supondría perjuicio a nivel interno, electoral y su peso relativo haría muy difícil que obtuviese la Presidencia -ni siquiera con el apoyo de la ejecutiva central de Madrid-, pero sí podría obtener Conselleries. Sin embargo, prestando su apoyo con carácter externo, favorecería su cohesión interna, condicionaría la aplicación de políticas e incluso podría beneficiarle en votos. Vemos, por tanto, que la suma más beneficiosa para las tres formaciones sería la del gobierno minoritario.

Obviamente, estas valoraciones matemáticas son susceptibles de cambios, ya que intervienen numerosas variables, sobre todo los niveles de gobierno del Ayuntamiento de Palma, los Consells Insulars, el carácter estatal de PSIB-PSOE y Podemos, la sucesión de encuentros y desencuentros en las negociaciones, o la ambición de los ecosoberanistas, que son tercera fuerza en el Parlament y con posibilidad de presidir el próximo Govern Balear.

Cualquier apuesta o punto de vista, será bienvenido como siempre.

_

(1) Al presentar dos candidaturas y obtener más de tres escaños cada una, podrían conformar dos grupos parlamentarios, con dos portavoces y dos turnos de palabra, entre otras.

(2) En La formación de gobiernos minoritarios en España, 1977-1996. Centro de Investigaciones Sociológicas, 2002. Páginas 157 y ss.

(3) «Estrategias, objetivos y toma de decisiones de los partidos políticos españoles en la formación de gobiernos estatales», en Política y Sociedad, 2003, Vol. 40. Núm. 2: 63-76

  1. Perspectiva y estrategias de más de una etapa | Eli Gallardo left a comment on 19/08/2016 at 2:18 pm

    […] gobierno, de carácter inestable y constantes controversias, especialmente si tenemos en cuenta los gobiernos multinivel que afectan al nivel estatal. Con estrategias de dos y más pasos (o etapas), la primera postura […]

  2. El Tea Party mallorquín | Eli Gallardo left a comment on 26/02/2017 at 6:26 pm

    […] 3 posibles resultados, como ya hicimos en la matriz para calcular la mejor fórmula de gobierno (y acertamos) en 2015: -1, 0 y +1. Aunque susceptibles de cierta subjetividad, hemos otorgado puntuaciones con […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *