Marketing online

De la estrategia al análisis

El marketing online es el presente. Cualquier organización debe contar con presencia en la red, o de lo contrario no existe.

Pero tan importante como estar en la red, es estar bien. Es necesario generar una reputación online que genere valor para la marca (brand), tanto de organizaciones como de personas (personal branding) con el objetivo de llegar al público que nos interesa, al target. El siguiente paso será trabajar para ser recordables

Desde la web o el blog hasta las redes sociales, todo comunica. El reclutamiento 2.0  es una clara muestra de que nuestra presencia y reputación online son esenciales, desde el punto de vista de las personas y desde el punto de vista de las organizaciones. Aprovechar las herramientas digitales para mejorar nuestra imagen online es hoy una obligación ineludible.

Marketing político Eli Gallardo

Nuestra presencia en Internet es una imagen de quiénes somos

Con el auge de las redes sociales y la utilización de estrategias de marketing eficientes, encontramos personas y organizaciones que consiguen atraer la atención del público rápidamente. Sin embargo, después de captar la atención, debemos generar interés o la estrategia no habrá servido más que para crear otra burbuja de tantas que aparecen y desaparecen.

La presencia online es interacción y visibilidad, no necesariamente es exposición. Una buena presencia en la red genera una imagen de quiénes somos, y no requiere que renunciemos a nuestra privacidad a través de la exposición, sino que debe trabajarse la visibilidad de una forma coherente, planificada y consciente.

La presencia en datos

La estrategia sin datos no sirve de nada, y así ocurre también con la presencia online. Para generar una reputación online favorable, debemos contar con instrumentos de análisis y datos que nos permitan conocer cómo nos ven, y así trabajar en la imagen que queremos que vean.

El posicionamiento y la imagen de marca en el caso de las organizaciones, o la reputación personal online se miden a través de unos indicadores, que nos aportan los datos necesarios para implementar la estrategia. El primer paso es hacerse visible. El segundo, dejar que te encuentren. El tercero y más importante, es trabajar para que te recuerden.