Partidos y fracturas | Eli Gallardo Blog

Entrelíneas (9) – Partidos y fracturas

Los partidos políticos no son actores unitarios, pero intentan actuar como si lo fueran. Así lo han recogido célebres politólogos décadas atrás, y los hechos demuestran que aún es una constante. Dado que las formaciones políticas están compuestas por “familias”, por tendencias internas, hay situaciones en las que el conflicto se vuelve inevitable; y ocurre que los nuevos medios de comunicación y las herramientas sociales dan mayor visibilidad y relevancia a estas fracturas.

En los años 70, un politólogo llamado John May, escribió sobre la Ley de la disparidad ideológica curvilínea. Aunque el nombre parezca algo enrevesado, esta teoría explica algo tan sencillo como que «el conflicto se debe a que los activistas son ideológicamente más extremistas que los votantes y los dirigentes políticos». (1)

Para tranquilidad de los activistas y militantes del PP balear, diremos que esta teoría no siempre se repite, y puede darse el caso de que los dirigentes sean más radicales. Cuando estos dirigentes, además de ser más extremistas, actúan con incoherencia, comprometen a sus “partisans”, a sus partidarios a defender estas incoherencias, y ese es un escollo difícil de salvar.

Como Ustedes saben, el PP balear ha intentado disfrazarse de verso suelto, y se ha opuesto mediáticamente a las prospecciones petrolíferas en las Pitiusas. Y digo mediáticamente, porque de manera efectiva, y a través de sus votos en el Congreso, se oponen a paralizar esas prospecciones. Algo idéntico ha ocurrido con el PP valenciano, que reclama en la Comunitat una mejor financiación pero vota lo contrario en Madrid.

Fracturar el suelo y bajar más allá casi parece una metáfora.

(08 de marzo de 2014)

_

Entrelíneas es una sección radiofónica del programa A vivir que son dos días Baleares, de la Cadena SER.

(1) En Baras, Barberà y Barrio (2008), Más allá de la ley de May: disparidades curvilíneas y conflicto intrapartidista. El caso de Cataluña. Working Paper 267, ICPS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *