Entrelíneas (11) – Razones y sinrazones

Los llamados spin doctors, estrategas del marketing político, son conscientes de la importancia de la emoción por encima de la razón, y lo explotan. Y es que además de racionales y sociales, los seres humanos somos animales emocionales.

Las disciplinas científicas más modernas también parecen confirmarlo. Materias como la neurociencia, el neuromarketing o la mal llamada neuropolítica, ganan adeptos por minutos. Es casi lógico, ¿quién no quisiera conocer los atajos neuronales para estimular el cerebro, disfrazando de razón una emoción?

En la práctica vemos campañas destinadas a activar esa emoción, a impulsar lo irracional frente a la razón. Podemos comprobarlo con la política proactiva y reactiva del actual Govern. En cuanto a su vertiente proactiva, vemos cómo se genera controversia en torno a la lengua, los símbolos o factores menos materiales si cabe, por ejemplo, el sentimiento territorial. En cuanto a la vertiente reactiva, basta escuchar las declaraciones o réplicas en sede parlamentaria de Consellers, para comprobar su apuesta decidida por la búsqueda de la emoción.

Por el lado del ciudadano también es evidente. Hay estudios politológicos que demuestran que los fieles a un partido siguen apoyándolo pese a las sucesivas evidencias de corrupción interna. La fe y la fidelidad comparten mucho más que raíces etimológicas.

Decía Ortega y Gasset en los años 30 que en los países mediterráneos se vive políticamente al día debido al triunfo de las masas. También sostenía que es necesario superar el liberalismo del siglo XIX, un liberalismo que tenía una razón, pero no toda la razón (1). Tal vez no le faltase razón, ni razones.

(22 de marzo de 2014)

_

(1) En La rebelión de las masas.

Entrelíneas es una sección radiofónica del programa A vivir que son dos días Baleares, de la Cadena SER.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *