El Submarí, la revista digital que puede ser

Submarí Gadeso

La información y el análisis son muy necesarios. Quizá sea hoy más necesario que nunca, por el ritmo de los acontecimientos, la complejidad de los asuntos y porque, como dijo Joaquín Costa,

“La potencia cerebral y física del individuo es demasiado limitada para que con la corta porción que queda disponible de ella -cuando queda alguna,- después de satisfechas las exigencias tiránicas de la vida física, en lucha con una naturaleza tan adversa, o tan mal conocida y dominada, como la que nos envuelve, y con una organización social tan deficiente e imperfecta como la nuestra, pueda prestar oído al incontinente y desaforado vocerío del legislador, que no cesa un instante.”

Es por ello que han surgido en España proyectos de lo que se ha llamado long-form journalism, medios con reportajes extensos, calmados, que no se limitan al titular y las quince líneas, sino que tratan de arrojar algo más de luz, requiriendo algo más de tiempo. Y es por ello que el proyecto de El Submarí, de la Fundació GADESO, va a ser un éxito. Tiene que serlo.

Crowdfunding a favor de la información y análisis

El estigma de La isla de la calma, una falacia que ha traído más beneficios económicos que sociales, debe quedar en un slogan, no en una definición, y la encomiable labor de la revista El Periscopi, será completada por una nueva revista que necesita de la colaboración de sus potenciales lectores. Tuve el placer de empezar a colaborar con GADESO en abril de 2013, y sus análisis, Temes, estudios y encuestas son material obligatorio para cualquier persona interesada en los asuntos de Balears.

Ahora, desde GADESO, han impulsado un micromecenazgo para financiar este nuevo proyecto, para cubrir los costes y seguir aportando información con nombres y apellidos, con carácter transversal. El objetivo es temerario, como todos los proyectos que valen la pena. Y además permiten que más gente participe del proyecto de GADESO.

Se trata del inicio de algo grande para toda Balears, estoy seguro. Por eso voy a contribuir. Si tú también quieres hacerlo, solo tienes que hacer clic sobre la imagen que has visto al principio de este artículo.

¿Y tú, aún crees en la idea de la isla de la calma?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *