Triangulación y estrategia

Q: What is triangulation?

A:  In simple terms, it’s Democrats advocating some Republican positions or Republicans advocating some Democratic positions.

Así empieza una entrevista a Dick Morris, publicada en la web Factcheck.org en 2008. Unos años después, con la administración Obama desplegando sus primeras medidas y comunicándolas, Morris habló sobre la triangulación y sobre lo que no es triangulación, en un interesante hilo de publicaciones en POLITICO. A la primera persona que leí escribiendo sobre este concepto fue a Gutiérrez-Rubí al escribir sobre Sarkozy, y desde hace unos meses he vuelto a leer sobre “triangulación“, especialmente desde que publiqué Balears, 2015: un nuevo ciclo político.

Desmovilizar y conquistar, el tan moderno “divide et impera”

(1) Como recogemos en el libro, el expresident Bauzá y sus estrategas electorales de 2011, entre los cuales se encontraba la empresa Intelligence Compass, apostaron por desmovilizar al votante progresista a través de su campaña “Canviadors”. Esta fue la primera campaña realmente 2.0 en Balears, que bien merece formar parte de un repositorio de webs de campaña, como propuse en un post anterior; resulta curioso que algunas personas que hoy se definen como expertos en campañas (sic), escribieran en su día sobre la victoria de Bauzá sin recoger esta herramienta.

La desmovilización es esencial. Mi principal hipótesis para explicar el cambio electoral en 2015 en Balears, pasa por la desmovilización de la derecha, algo poco frecuente. Esa derecha electoral pasó de 195.000 votos en las autonómicas de 2011, a 122.000 en 2015, batiendo en cuatro años el récord de mejores y peores resultados para el PP. Sin embargo, esa derecha ya tuvo su momento de catarsis, y en las generales de 2015 aumentó parte de los 73.000 votantes perdidos, hasta recuperar 21.000 votos en las generales de 2015 (obtienen 140mil) y sumar otros 22.000 el 26J de 2016 (con 162mil sufragios).

(2) ¿Hizo Bauzá una triangulación? Puede que sí, pero no me atrevo a extrapolar la definición de Morris en este caso, sino que apuesto más por la herestética. La estrategia de la triangulación parte de un escenario polarizado, entre 2 opciones claramente distinguidas: GOP frente los Democrats, y un tertium genus al que aspirar para conquistar al Median Voter. En un escenario multinivel, con diversos clivajes y transversalidades, la triangulación es más compleja para los progresistas, no tanto para conservadores, y en 2011 el PP balear no apostó tanto por temas progresistas, como por una distinción con el pasado, una apuesta por la regeneración, la seguridad (repetida en numerosas ocasiones en su programa electoral, sobre todo “seguridad jurídica”) y la mejora económica. Sí se fundamentaron, sin hacer bandera de ello, en la participación wiki en su plataforma online, pero se jugó más la carta del liderazgo y la nueva etapa que iconizaba Bauzá, y que repitieron en 2015 con un resultado totalmente contrario.

triangulacion y estrategia

Segunda parte de la legislatura: la recta final

(3) ¿Y ahora, la oposición parlamentaria está haciendo una triangulación? Pues no del todo, pero quizá menos herestética y más triangulación que en 2011. Como he señalado en varias entrevistas recientes, con motivo de la publicación del libro, el PP está apostando de forma inteligente (y en ocasiones con una fuerte carga demagógica, algo inherente a la herestética) por una crítica a materias que no forman parte de sus issues, como el medio ambiente. Han solicitado en numerosas ocasiones la dimisión del conseller del ramo, miembro de la coalición ecosoberanista MÉS, por su gestión en asuntos como Es Vedrà, las inundaciones del pasado invierno o la falta de limpieza en los torrentes. Son conscientes de que su público objetivo no prima el medio ambiente por encima de los símbolos, la lengua o la economía, pero de esta forma consiguen abrir varios frentes:

1. Se introducen asuntos en la agenda mediática, se crean titulares, hashtags y se dedican ruedas de prensa e intervenciones parlamentarias a estos temas.

2. Se ataca al segundo partido de la coalición de gobierno, con el que comparten menos issues y cuyos públicos objetivos (potenciales votantes) son completamente diferentes.

3. Se debilita al Ejecutivo a través de uno de sus eslabones que, a priori, menos controversias debería generar, pues hasta ahora los movimientos sociales y ecologistas eran muy cercanos a esta formación. Esto tampoco es así ya.

4. Se fuerza a los socialistas a posicionarse, a imponer un liderazgo y a mediatizarlo.

(4) Unas horas después de escribir estas líneas, tendrá lugar el segundo Debat de Política General de la actual legislatura, y la estrategia sigue esta estela. De hecho, el PP ha abierto otro frente —muy delicado si atendemos a la actualidad judicial de su expresidente Jaume Matas— al utilizar procedimientos en marcha que investigan posibles fraudes por el fraccionamiento de contratos en dos consellerias dirigidas por la coalición MÉS. Cabe recordar que la corrupción afecta electoralmente de forma muy diferente a derecha e izquierda. De hecho, como titularon en ARA Balears tras una entrevista, «Bauzá fue más castigado que la corrupción de Matas».

Ya se ha encarado la segunda mitad de la legislatura, y desde septiembre nos encontramos en un verdadero clima preelectoral, con una lucha incesante por colocar los mensajes tan bien estudiados y diseñados. El Debat de esta semana será un ejemplo, con un contexto multinivel muy importante tras el anuncio de aplicación del artículo 155 de la CE, la colaboración del PSOE estatal y el desmarque del PSIB-PSOE, que lidera el Govern Balear. Durante estos días habrá numerosos votantes que decidirán a quién otorgan su confianza dentro de año y medio, ya sea por adhesión o como voto de castigo. La activación de los votantes va a ser la tónica, buscando incrementar la participación de los propios, y desanimar a los ajenos.

Como escribió Morris en un artículo de 2013, titulado Time for triangulation:

We have had enough of debate over ObamaCare. We want its problems to be solved and solved quickly. We want politicians to learn from their mistakes, to skip the social engineering and to compromise on what makes sense. Let’s end the search for utopia and settle for what works.

Sustituyan el Obamacare por la recuperación del Estado del bienestar o las políticas sociales, y tendrán una pista de por donde puede ir la triangulación de lo que queda de legislatura. Una triangulación cargada de estrategia y, como no podía ser de otra manera, de herestética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *