Occidente ha necesitado siglos para desarrollar esa entelequia del Estado de derecho, y la comprensión de su naturaleza exige estudio y rigor, cosas ambas que requieren tiempo. Es mucho más fácil conseguir que alguien se abrace a un trozo de tela de colores y lo agite en el aire.

(…) Y no bastaba, además, con cerrar los ojos y taparse los oídos ante el vendaval del deseo. No: había que sanear, desinfectarlo todo. 

Mario Cuenca Sandoval, LUX


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.