El progreso no puede detenerse. Hubo un tiempo en que se creía que los mediocres eran minoría. (…)

Mediocracia es, por lo tanto, la palabra que designa un orden mediocre que se establece como modelo. (…)

La norma de la mediocridad lleva a desarrollar una imitación del trabajo que propicia la simulación de un resultado. El hecho de fingir se convierte en un valor en sí mismo. La mediocracia lleva a todo el mundo a subordinar cualquier tipo de deliberación a modelos arbitrarios promovidos por instancias de autoridad. (…)

Para los poderosos, la persona mediocre es el individuo medio a través del cual pueden transmitir sus órdenes y establecer su autoridad sobre una base más firme.

 

 Alain Deneault, Mediocracia. Cuando los mediocres toman el poder


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.