Parece que, para algunas personas, hoy puede hablarse de sinceridad sin referirse a la verdad. ¿Qué lo hace posible? Un concepto de individuo ensimismado y vacío de todo lo que considera obstáculos a su libertad. La aspiración a una mayor autenticidad mueve al yo a deshacerse de lo que, desde su perspectiva, le constriñe y ata sin atender a que, con ese movimiento gracias al cual se desvincula de toda dimensión temporal que no sea la del presente y de su relación de compromiso con la sociedad, el yo renuncia a su identidad. Eliminados los obstáculos, no queda nada porque el yo está constituido por esos “obstáculos”.

(…) Cuando la sinceridad podría ser el primer paso para avergonzarse o rectificar un modo de ser o de conducirse, en realidad, acaba siendo un fin. El yo se absuelve a sí mismo porque ha sido capaz de ser sincero en lugar de prestar atención a lo que es objeto de la sinceridad.

Margarita Mauri, “La sinceridad como espejismo de la verdad” en FLAMARIQUE, L. y CARBONELL, C. (2019), La posverdad o el dominio de lo trivial.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.